Nanogeneradores Piezoeléctricos, una realidad

En esta entrada, NanoPublications pretende daros a conocer, si no lo  hacéis ya, el mundo de los generadores piezoeléctricos, pequeños dispositivos que generan energía con el movimiento y que son una realidad que está muy cerca de salir del laboratorio y entrar en nuestras vidas.

Los nanogeneradores piezoeléctricos son recolectores de energía flexibles y ligeros montados sobre sustratos plásticos. Estas piezas son capaces de convertir la energía cinética de cualquier tipo de vibración en energía eléctrica.

Nanogenerador piezoeléctrico flexible sobre un tubo de vidrio alimentando placa con 105 LEDS.

Los nanogeneradores piezoeléctricos pueden generar electricidad a partir de la energía que recolectan del más ínfimo movimiento, como serían los producidos por el propio cuerpo humano, como la respiración, los latidos del corazón, los movimientos producidos al caminar… Es por ello que ha aparecido una nueva generación de piezoeléctricos integrados en tejidos dinámicos, como ropa u otras prendas, así como proyectos para insertar dichos generadores en dispositivos biomédicos implantables o marcapasos.

Si bien es cierto que su eficiencia energética ha sido bastante pobre y el proceso de fabricación complejo y costoso, ingenieros del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología (KAIST) en Corea del Sur, han desarrollado nanogeneradores piezoeléctricos 40 veces más eficientes energéticamente que los conocidos hasta la fecha.

Desde NanoPublications somos optimistas respecto a los piezoeléctricos, ya que la investigación está bastante avanzada y ya se están utilizando estos nuevos nanogeneradores en ensayos clínicos reales.

Anuncios

Energía solar, cada vez más eficiente y real

Muchos de vosotros ya estaréis familiarizados con las bendiciones que la nanotecnología puede aportar en el campo de la energía, tanto en cuanto a su producción como a su almacenaje.

Y éste es un hecho muy importante, dada la necesidad cada vez más evidente de preservar el medio ambiente y usar fuentes de energía limpias, si no renovables.

Pues tenemos noticias muy prometedoras, ya que aunque hace años que producen avances importantes, en el mes de mayo investigadores e ingenieros de la Universidad Politécnica de Cataluña consiguieron crear células fotovoltaicas con un rendimiento energético del 22%.

Es posible que a muchos dicho rendimiento energético les parezca trivial, pero nada más lejos de la realidad, ya que además de ser una cifra récord, hasta la fecha la mayoría de células fotovoltaicas no pasan de un rendimiento energético del 15%.

Tan representativa mejora se ha conseguido gracias al uso de tratamiento llamado Black Silicon, que se trata de una técnica que nanoestructura la superficie del material mediante un ataque químico seco que da lugar a pequeñas puntas cónicas de tamaño nanométrico.

img_27823
Placa solar con células fotovoltaicas “Black Silicon” (fuente:UPC)

La incorporación del Black Silicon permite reducir las pérdidas de energía por reflectancia de la célula fotovoltaica a prácticamente cero, ya que su color negro y su estructura reflejan muy eficientemente la luz, además de permitir absorber luz desde ángulos más bajos y por tanto aprovechar más eficientemente las horas de luz solar.

Desde NanoPublications queremos ser optimistas respecto al futuro energético del planeta y pensamos que este tipo de avances tecnológicos nos pueden llevar por el buen camino.