Energía solar, cada vez más eficiente y real

Muchos de vosotros ya estaréis familiarizados con las bendiciones que la nanotecnología puede aportar en el campo de la energía, tanto en cuanto a su producción como a su almacenaje.

Y éste es un hecho muy importante, dada la necesidad cada vez más evidente de preservar el medio ambiente y usar fuentes de energía limpias, si no renovables.

Pues tenemos noticias muy prometedoras, ya que aunque hace años que producen avances importantes, en el mes de mayo investigadores e ingenieros de la Universidad Politécnica de Cataluña consiguieron crear células fotovoltaicas con un rendimiento energético del 22%.

Es posible que a muchos dicho rendimiento energético les parezca trivial, pero nada más lejos de la realidad, ya que además de ser una cifra récord, hasta la fecha la mayoría de células fotovoltaicas no pasan de un rendimiento energético del 15%.

Tan representativa mejora se ha conseguido gracias al uso de tratamiento llamado Black Silicon, que se trata de una técnica que nanoestructura la superficie del material mediante un ataque químico seco que da lugar a pequeñas puntas cónicas de tamaño nanométrico.

img_27823
Placa solar con células fotovoltaicas “Black Silicon” (fuente:UPC)

La incorporación del Black Silicon permite reducir las pérdidas de energía por reflectancia de la célula fotovoltaica a prácticamente cero, ya que su color negro y su estructura reflejan muy eficientemente la luz, además de permitir absorber luz desde ángulos más bajos y por tanto aprovechar más eficientemente las horas de luz solar.

Desde NanoPublications queremos ser optimistas respecto al futuro energético del planeta y pensamos que este tipo de avances tecnológicos nos pueden llevar por el buen camino.

Nanotecnología contra el cáncer

Solemos asociar la nanotecnología a pantallas, microchips, ordenadores de última generación, aparatos de laboratorio altamente precisos… pero lo cierto es que la revolución puede llegar a sectores insospechados, como hemos visto en las últimas semanas en el sector de la medicina.

La revista Proceedings of the National Academy of Sciences ha publicado un artículo según el cual demostraron que podían detectar diferentes tipos de células de cáncer de mama en ratones y en sangre humana en laboratorio, mediante una nanopartícula llamada Nanoflare.

Células cancerosas brillando con un color rojizo gracias a los “Nanoflares”

Los Nanoflares son nanopartículas que contienen fragmentos de ADN específicos y cuidadosamente seleccionados para que correspondan con el ARN presente en determinadas células cancerosas y cuando entran en contacto quedan enlazadas.

Estas nanopartículas se adhieren a las células cancerosas individuales liberando unas moléculas fluorescentes que hacen que la célula brille, permitiendo detectar y clasificar dichas células cancerosas con la ayuda de un láser. Esta técnica permite recoger distintos tipos de células y cultivarlas en un laboratorio, hecho que también permitirá probar e investigar posibles tratamientos de forma más efectiva.

Se trata de una noticia fantástica, ya que la detección de las distintas células cancerosas, la posibilidad de su cultivo y su investigación e incluso la posibilidad de conseguir desarrollar nanopartículas que se adhieran a dichas células y posteriormente las eliminen, nos presenta un abanico de posibilidades en el tratamiento de una de las peores enfermedades de nuestro tiempo.

En NanoPublications creemos que es importante apostar por el interés, la información, la inversión y el desarrollo de las posibilidades que ofrece la tecnología como conjunto en sectores como el de la salud.